EFRÉN LÓPEZ

Página Web Oficial

 

Noticias     Presente     Futuro     Pasado     Biografía     Discografía     Imágenes     Audio     Partituras     Video     Prensa     Radio     Instrumentos     Documentos     Enlaces     Contacto

 


SABIR


 

SABIR  fue la lingua franca utilizada en los puertos mediterráneos en la época medieval, con elementos catalanes, griegos y árabes entre otros. Fue originándose como una progresión natural de los encuentros de estos mercaderes que hicieron del mar su patria; gentes de todas las culturas que fueron dando forma a su necesidad de ser entendidos a través de esta lengua.

 

SABIR  nos sugiere la imagen de los dos puntos más lejanos en el Mediterráneo: de un lado Grecia, cuna de la civilización occidental, de otro la costa este peninsular. Dos pilares que delimitan los confines de el mar que comparten estas dos tierras y por donde, desde antiguo, surcaron los barcos de mercaderes, piratas, navegantes románticos y toda suerte de aventureros haciendo de todos los pueblos ribereños asentamientos necesariamente abiertos, ricos en mixturas, que participaban gracias a ese intercambio de las experiencias y de retazos de las formas de comprender y vivir del resto de pueblos hermanos.

 

Sus tres componentes, un griego y dos valencianos, van desgranando en  su repertorio piezas tradicionales de los pueblos del Mediterráneo, incluyendo otras de composición propia, aunque fuertemente influenciadas por las músicas tradicionales de los Balcanes, Persia, Grecia, flamenco, o la música medieval occidental...

 

En un concierto de SABIR  se pueden escuchar improvisaciones sobre ritmos asimétricos, modos antiguos y orientales ejecutados con instrumentos como la tabla india, el ud (laúd árabe), la guitarra flamenca de ocho cuerdas, el santur (salterio persa), baglama (laúd turco) o el zarb (instrumento de percusión iraní).


Músicos


SPYROS KANIARIS

guitarra flamenca de ocho cuerdas

 

EFRÉN LÓPEZ

rabab, tar, kopuz, baglama, lavta,

lauto de Creta, ud, santur persa

DIEGO LÓPEZ

tabla, tombak, tinaja, doira, bendir

 


Audio


del CD Fones(autoedición, 2003)

 

Erghen diado (P. Liondev/Sabir)

Foni (S. Kaniaris/Sabir)

Erimos (Trad. persa/Sabir)


Grabación en concierto en el salón de actos del Ayuntamiento de Benidorm, 4/3/2010

 

Mesologhi (Achileas Persidis)

Sokratako (Sokratis Sinopoulos)

Bhairavi (Trad. Afganistán)/Erghen Diado (P. Liondev/Sabir)

Stepa (S. Kaniaris)

Erimos (Trad. persa/Sabir)


Grabación en concierto en el Centre Cultural la Beneficència (Valencia), 17/5/2007

 

Erghen diado (P. Liondev/Sabir)

Erimos (Trad. persa/Sabir)

Foni (Kaniaris/Sabir)

Onoma (Kaniaris/Sabir)


Imágenes


 

 

 

Torre del Virrey (L'Eliana, 27 de junio de 2009)

Fotos: Mayca


 

 

 

 


Video


Concierto en el Centre Cultural la Beneficència (Valencia), 17/5/2007

 

Foni

Erimos

Erghen diado

Onoma


Entrevista realizada por Casa del Mediterráneo en Benidorm, 4/3/2010

 


Descargas


Dossier y ficha técnica (PDF)


Prensa


El País, 24/9/2003

 


Sabir en el Cafè de l'Infern de Massalfassar 3/3/2006 (texto: Josep Vicent Frechina)

   Explicaba David Fernández que según el gran cantaor flamenco Miguel Flores, de apodo Capullo de Jérez, el intérprete tenía que ser salvaje y cantar “con faltas de ortografía” si quería ganarse al público.

   Así suenan Sabir, salvajes y con faltas de ortografía, y el público le da la razón a Capullo. Salvajes en el sentido más literal del término: “que se encuentra en el estado puramente natural, sin refinamento introducido por el hombre”. Los tres músicos acumulan horas y horas de academia; tantas horas que ya no se les nota. Así pueden volcar música a capazos prescindiendo de amaneramientos grotescos o presuntuosas afectaciones. Salvajes y puros; sin tiempo para pasar el corrector ortográfico por el torrente musical con el què nos abruman.

   A Efrén López le da lo mismo la solemnidad de un Palau de la Música que el medio metro espeso de humo que lo separa de la amontonada audiencia del café massalfassí. Cuando toca asume un estado de autismo místic que lo emancipa del tiempo y del espacio: parece señalado por el dedo de la divinidad y, ante su interpretación profunda y transcendente, se puede llegar a percibir aquella fascinación evangélica que describe el episodio de la transfiguración. Lo decía el apóstol Pedro, pero lo podríamos decir nosotros: “Maestro, es bueno que estemos aquí arriba. Haremos tres cabañas: una para tí, una para Spyros y otra para Diego”.

   Spyros Kaniaris es un músic griego establecido en València que hace sonar la guitarra flamenca con un encantadora heterodoxia. Una heterodoxia, sabia y contenida, habría qu añadir, que en Sabir se enfrenta, impunemente, a todo el arsenal cordófono de Efrén —el rabab afgano, el tar iraní, el lauto cretense, el santur persa, el divan saz turco, el ud árabe...—, mientras Diego López, el tercero en concordia, marca las reglas del juego con diversos artilugios de percusión tradicional: la tabla, el cajón, el tombak, los panderos...

   Así, los temas crecen desde su origen lejano —el mar Negro, Asia Menor, el Oriente Medio— empujados por los juegos melódicos, armónicos y rítmicos de estos tres exploradores profesionales. Músicas modales que la guitarra sanciona con armonías abiertas e inesperadas; unísonos y diálogos alternos que aumentan o amainan la tensión musical a voluntad de los intérpretes; ritmos enrevesados y asimétricos de 9/4, 9/8, 5/8 o 7/8 que no conceden ningun respiro de familiaridad al oyente... y siempre con una estrategia parecida: un taqsim introductorio que os amansa y aletarga, un desarrollo instrumental en el cual agitan poco a poco las aguas de vuestro subconsciente y, finalmente, un golpe de mar que os transporta al centro de su remolino sonoro que, indefectiblemente, acaba engulliendoos.

   El público emloquece con “Sokratako”, el tema donde más se impone la estética flamenca pese a su origen griego y “Erimos”, una pieza iraní donde los diálogos entre el santur y la guitarra, y el santur y el tombak, generan un ambiente denso, asfixiante, definitivamente agotador.

   Hora t media después de sus pertinaces embates, de su exhibición de virtuosismo que es qualquier cosa menos gratuito, uno los mira incrédulo y rebusca, entre las “faltas de ortografía” que cree haber detectado, algún déficit sangrante que alimente su escepticismo e impida la rendició total. No obstante sabe bien que tiene el fracaso asegurado.

 

Myspace Sabir


 

VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL